jueves, 4 de mayo de 2017

Las veces que mi perro me vió llorando
sin juzgarme, nunca lo hizo
sin palabras que disfracen, no
sin abrazos vacíos, no

Mi perro me vió llorando
y simplemente se quedó a mi lado
y siempre fue más humano
que cualquier humano

De tanto en tanto
aunque uno no quiera,
comparte su dolor con él
y algo se transforma

Su hocico junto a mi cara
su respiración frente a la mía
y lloré mas, y lo abracé
para entender dónde
está mi mundo