viernes, 24 de mayo de 2013

Lágrima inquieta
saltaste por el barranco
y ya no hubo, no tuve
marcha atrás

Con sólo mirarte supe
que serías la flecha
directa al talón

Dentro mío
como un decir
porque no sé si es
de un músculo, un hueso
o corre por alguna
de mis venas,
te siento

Y noté que aquí era
cuando el mundo
comenzaba a temblar