jueves, 29 de septiembre de 2011

Get what I want this time

"So please please please let me get what I want this time".
Lo escucho mientras leo y cada tanto miro por la ventanilla del 112, sin ver, solo escuchando la música "let me get what I want", y qué será lo que quiero "this time".
Con la mirada en la nada pienso una y cien cosas a la vez, pero todo me lleva a lo mismo. Parece que en mi vida siempre hay una mujer dueña de mis pensamientos, puede haber varias tal vez, pero en mi mente solo una presente. Y siempre viene acompañada de interrogantes, de inquietudes y mi cabeza proyecta. Todo mal conmigo, todo mal. Mientras continúo leyendo, casi por inercia.
Me sacan de mis pensamientos de repente y caigo en la realidad, vuelvo al colectivo donde me encontraba sentada, y la chica a mi lado era quien me había tocado el brazo. Por supuesto los auriculares me tenían aislada por completo.
Corro el auricular mientras giro mi cabeza hacia ella; su pelo rubio cae sobre sus hombros, y sus ojos celestes me miran fijo, con una sonrisa dibujada. Lo que hacía un momento había pensado que era una molestia porque me sacaba de mi mundo no parecía ser nada malo en verdad. Y no, no lo era.
- Disculpame, ¿Me decías algo?- Le dije esperando que me pregunte alguna calle o algo del estilo
- Perdón que te molesté, pero quería comprar el libro que vi que leias y quería saber que onda, si está bueno- Me respondió ella mientras yo la miraba incrédula
(Justamente leía "Matrimonio igualitario" de Bruno Bimbi)
- Ah em la verdad que está bueno, al menos a mi me gustó, te da muchos detalles desde que... y... además cuenta sobre...
- ¡Qué interesante! Lo vi el otro día en la librería y no supe si comprarlo
- Yo no me hago cargo si no es de tu agrado eh- Le aclaré con un tono cómplice digamos
- Jaja por lo que decís veo que me va a gustar (...)
- Espero que si
-¿Hasta dónde vas?- me preguntó como para seguir la charla, mientras yo apagaba el mp3 que había quedado prendido
- Me bajo cuando dobla en Murillo, voy a la facultad que queda sobre Acevedo, ¿Vos?
- Yo recién salgo de trabajar y voy a mi casa, vivo unas cuadras antes de donde te bajás, veo que estamos cerquita
- Ejem si, veo que estamos cerca- Le respondí ocultando cualquier pensamiento
- ¿Tenés lapicera?
- Si, claro- Mientras le contesté buscaba una entre mis cuadernos (en realidad tengo un solo cuaderno y muchos papeles sueltos)- tomá
Agarró la lapicera mientras me miraba, y se apoyó sobre mi libro para anotar un celular en su boleto del colectivo. Luego se paró para bajar entretanto me dió el papelito, a lo cual yo seguía sin hablar en mi asiento.
- Llamame y te digo que me pareció el libro, así no te quedás con la duda

Y claro, una duda más a mi vida creo que no sería correcto

Una noche más

Mi boca amarga, la cerveza que rebalsa hasta el alma.
Te miro, te veo. Vas y venís, mirás y te vas. Estás, pero lejos.
El último trago y la barra que me invita a continuar. En el camino, su interrupción y nada más es necesario, la beso. Con una mano la tomo por la cintura, mientras la otra corre su pelo hacia atrás, nuestras lenguas se entrelazan y se separan, y luego lo vuelven a hacer, una y otra vez. Un beso que perdura entretanto la gente nos roza, nos mueve. Una canción que se hace eterna y los ruidos ajenos que forman uno.
El fin siempre llega, nuestro beso culmina, así como la noche y la música, y la gente que se retira, así como vos. Así como yo.
Retumba en mi mente y pierde sentido por momentos, quizás no siempre sigo lo que pienso.
Si tanto me repito mi frase, no debería siquiera mirarte, al saberlo con certeza.
La cuerda floja tiene su gracia, pero tal vez luego resulte peligroso.
Destino azaroso; Permanecer o marchar.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Actrices de reparto

A veces pasa el tiempo y ex parejas reaparecen en mi vida de paseo, como actrices de reparto, que duran como mucho un par de capítulos. Yo mientras tanto observo y trato de deducir qué carajo querrán, y a su vez me hago un par de preguntas, por ejemplo "¿Por qué/para qué le hablo?". La verdad me encanta saber que están bien, pero no me interesa conocer con detalles qué hacen de su vida. Otras veces, claro que no siempre, me pregunto "¿Por qué estuve con ella?". En ese momento me gustó seguramente, pero el tiempo pasa y las cosas se ven desde otra perspectiva, y se notan las abismales diferencias entre nosotras.

Los tiempos cambian y los sentimientos se modifican, y en muchas ocasiones se van.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Estamos invitados a tomar el té

- Creo que esta fue una de las citas más raras que tuve
- Jaja ¿por qué?
- Esperá que le pido fuego al mozo y vuelvo
- Ok, pero volvés y me decís eh
(...)
- Bueno, entonces, esta fue tu cita mas rara por...
- Porque pediste un té


Nota mental del día: No pedir un té en la primer cita

sábado, 24 de septiembre de 2011

Mejor tarde que nunca

Los amores de mi vida, vivieron mucho tiempo en el subconsciente.
Al ver hacia atrás, bastante atrás, encuentro uno de ellos en jardín de infantes.
Con Florencia hacíamos un montón de cosas, claro que de amigas. Jugábamos, nos cubríamos y hasta terminamos cortándonos el pelo juntas en salita de 5, por lo cual llamaron a nuestros papás.
Y me gustaba, aunque tenía un "noviecito", del que aún mi abuela tiene una foto.
Al empezar el primario, Florencia quedó atrás.
Mi nuevo amor fue mi profesora de jornada completa. Alejandra tenía el pelo largo y enrulado, y unos lindos ojos verdes. Recuerdo que me gustaba llamar su atención, con boludeces de chico, como cuando me lastimaba. Claramente siempre jugué con los chicos a la pelota y demás cosas del estilo, y el piso me recibía numerosamente con golpes.
Mi último amor del primario fue una profesora de lengua, Valeria, que tenía un estilo bastante dudoso ahora que lo pienso.
Luego cambié de colegio, y al ser más grande creo que reprimí muchas actitudes y pensamientos que tenía. Hasta que al terminar el secundario y comenzar la facultad, mi nivel de represión empezó a decrecer. Aunque igualmente seguía censurando muchas sensaciones, mi mirada caía en más mujeres.
Al pasar los años, esos "amores" que quedaron en mi inconsciente salieron, y la represión pasó a ser nula.
Mejor tarde, que nunca.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Algunos muertos resucitan

No era ficción, ni mito, al final era verdad. Algunos muertos resucitan.
Muertos que vos misma habías matado, en tu mente y en tu corazón, que ya no existían.
Y por desgracia vuelven, amenzando quitarte tu "paz" y desequilibrando tu pseudo armonía. Pensás muchas cosas, momentos, lugares, encuentros; de antes, de ahora.
Finalmente lo sabés, tus muertos resucitan, pero regresan como eso, como un pasado que no volverá a ser presente.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Pensamientos de transporte público

El viaje cotidiano; tren, subte y colectivo.

Hay veces en las que no tengo los auriculares puestos, y mientras leo algún libro que me acorta el viaje, escucho lo que me rodea. Gente hablando, gritos, un bebé que llora, ruidos varios, demás. Otras veces tal vez cuelgo escuchando la conversación de los que tengo al lado, las de enfrente, los de atrás; y ahí es cuando me doy cuenta que es lo que no quiero para mi vida y como no quiero ser.

martes, 13 de septiembre de 2011

Primer novia, primer final

Años atrás y hacía no mucho había salido del clóset. Amores, en realidad enamoramientos. Y así como empezó, terminó.

Cabildo y Juramento, un bar y el mencionado café de despedida.
Un saludo ligero que marca el adiós, el fin, y al sentarnos empezamos a hablar. Los porqué, los cuándo, los cómo.
-¿Qué me querías decir?- Me pregunta, aunque ya sabe, supone lo obvio.
Siento que el café me quema la garganta y que el aire es mas espeso que de costumbre, el calor me sofoca así que me saco la campera antes de comenzar la charla.
-Mirá, siento que esto no va a funcionar y creo que es mejor terminar ahora para que no sea peor después.
-Salgamos que quiero fumar- Me corta antes de que pueda seguir hablando.
Entonces salimos, fumamos entre silencios incómodos, mientras caminamos.
- ¿No te gusto?¿Es eso?
- No es eso
- Entonces, ¿Qué? Preferiría que me dijeses que no te gusto
Ahí es cuando no se que decir, tiene razón ella, tanta frase cliché no me sirve de nada y no puedo simplemente dar media vuelta e irme corriendo.
- No sé, pero es mejor terminar
- Me parece que estás siendo inmadura e insegura, y que si no salís de tu cuadradito porque no te arriesgás nunca vas a llegar a nada
- Pensá lo que quieras, quizás sea como decís vos- No lo digo convencida, pero así es todo mas fácil.
- ¿Te querés arriesgar o te quedás en tu cuadradito?
- Prefiero quedarme en mi cuadradito, te acompaño al subte.

Sin más vueltas, sin más esperas. Se acabó.
Sentí un gran alivio pero quizás a la vez tristeza. Una vez más no funcionó. y la culpa no creo que sea de alguna de nosotras, simplemente es que no siempre dos personas sienten lo mismo, o van al mismo tiempo. No fue porque no debía ser.
Y acá estoy yo, en mi cuadradito, según ella. Donde de tanto en tanto alguien me hace compañía y pienso en salir.
Pero finalmente, permanezco.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Frente mío, ausencia

Como si estuvieras ausente, casi
frente mío, solo una silueta
sin interior, vacía
o tal vez sea mi ausencia
que en vos se refleja
y te la hago propia

Cierro mis ojos
como si así desaparecieras
intento no escucharte
no sentirte

Me voy, por más que mi cuerpo
se vea inerte frente tuyo
Me voy, y solo ves una silueta
Ausencia

viernes, 9 de septiembre de 2011

Mis ojos hablaron

No la vi, hasta que la vi.
El sol se reflejaba en sus lentes, oscuros por cierto, que no dejaban siquiera percibir sus ojos.
No la escuché, hasta que la escuché.
Quizás hacía horas que se encontraba hablando, pero claro, yo y mis pensamientos no prestaban atención.
Y la vi, fue entonces cuando la vi. A veces tenés algo frente tuyo, muy cerca, y no querés ver, creo que fue eso.
Ahí estaba, sentada, tomando mate en compañía, con un cigarrillo apagado en su mano derecha, gesticulando de más, no creo que discutiendo, simplemente parecía explicar algo con mucho énfasis.
Sostuve la mirada, penetrante, profunda. Mis ojos hablaban, mi boca cerrada.
Entre tanto, interrumpen mi reflexión con un beso, que recibo e intento devolver. Intento.
Estaba sentada con ella, en el pasto, al sol. Hablábamos, por inercia, yo hablaba.
-¿Tenés fuego?- Giro mi cabeza justo cuando ella tira su pelo hacia atrás, así como de publicidad.
-Si, claro, tomá- Sonrío y estiro el encendedor hacia ella que estaba frente mío.
Mi boca dijo "Si, claro, tomá", mis ojos seguían hablando otras cosas.
-Gracias- Me lo devuelve con una sonrisa y nuevamente se sienta a metros de nosotras.
Entre silencios balbuceo "linda, eh", me miran, entre aprobando y desaprobando mi quizás inoportuno comentario.
Rato después nos vamos.
Caminamos, con el sol de frente, y ella queda detrás.
Y a mi lado, otra "ella" queda detrás, pero no físicamente, solo queda detrás.
Dos adiós, como tantos otros.
A veces no ves, no escuchas. En cambio otras, tus sentidos vuelven y vos, te vas.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Así dejé todo atrás

"Tenemos que hablar", dije. Y si, debemos.

Esa charla que se lleva todo, que deja lágrimas, eso deja, solo eso.

Y se lleva momentos, recuerdos, y nos lleva a ambas a lugares separados y lejanos.

"Tus dudas, sumadas a mis dudas, no llevan a nada, es como que algo que se da así, tiene una base poco sólida, y a mi me genera aún mas dudas que llevan a alejarme. Es como que veo mejor esto, que sea asi, esto creo que me va a pasar siempre", mis palabras salen con dificultad, con cautela.

"No te va a pasar siempre, es hasta que encuentres la persona que te lleve a jugártela a pesar de tus dudas y ganas de alejarte".

Y así, una respuesta hace que la lágrima que contenía caiga, y que las palabras no me salgan, ni una.

Silencio y espera.

Siento como si me hubiesen abierto en dos, sé que fue una de las conversaciones de este tipo más triste para mi, una de las más fuertes y a su vez de las más calmas.

En un futuro me voy a acordar, seguro que si, “hasta que aparezca la indicada”, me dijo. Ella pudo serlo, no tengo dudas de eso, pero algo más fuerte me paro. Vaya alguien a saber qué fue. No hay certezas, al menos yo no las tengo.

Y de esta manera, sin más vueltas, la dejé ir. O mejor dicho me fui, o simplemente nos fuimos, tomando caminos separados que difícilmente vuelvan a unirse.

Con el tiempo espero que ni se acuerde. Seré una más, varias anécdotas, una historia, un amor que no fue -o fue, lo que duró- seré nada.

El tiempo pasó y lo no tan inesperado también. Lo sabíamos, aunque no quisiéramos lo sabíamos desde el principio.

El principio; vos, yo y música, mi amiga, tu amiga y un intercambio. Miradas, palabras que no escuchabas o que escuchabas sin prestar atención, y un beso y luego otro, y otro, una sucesión hasta que amaneció. Taxi, tu parada, luego la mía. Me gustaste, eso se que si. Un mensaje y un encuentro posterior. San Telmo, cerveza, fernet, y la noche que parecía no querer acabar, y no acabó. Otro encuentro, y varios más. Cosas, momentos, gente, lugares distintos que nos dieron que hablar. Y me gustó, todo me gustó.

En cambio ahora estoy parada lejos tuyo, y mientras te veo, giro y me voy. No me voy un rato, simplemente me voy.

Camino, despacio, sin darme vuelta. Así dejo todo atrás.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Un café, un final

Imagino la escena con un café de por medio.
"Estoy confundida", "No se lo que me pasa", "Creo que necesito pensar que quiero para mi vida", "No te quiero lastimar", "No se si esto va a funcionar, por el bien de ambas mejor sería dejarlo aca"...
Luego de esta introducción y antes de que ella tenga tiempo de decir algo, empezás a echarte la culpa de todo; "El problema aca soy yo", "Vos no tenés nada que ver con esto", "Claramente te mereces alguien mucho mejor que yo"...
(El café sigue en la mesa sin que nadie lo toque. Parte del decorado)
Nuevamente impedís que ella hable, "Dejame terminar", y seguís mencionando cualidades de ella como para terminar de explicar que el problema aca sos vos.
"No podría decir nada negativo sobre vos", "Me hubiese encantado que funcionara"...

-¿Me estás dejando?
-Tampoco es para decirlo así, va a ser lo mejor para vos, para ambas (Evasión Nº25)

Y otra vez, antes de que pueda volver a hablar seguís vos, "No quiero que esto termine mal", "Yo te quiero y quiero que este todo bien", "Porque te quiero, quiero lo mejor para vos", "No es lo que hubiese querido, pero las cosas se dieron así".
En este punto es cuando te ponen ya la peor cara, el café que nunca tomaron está frío pendiente de toda la situación.
Pagás con toda la culpa sobre tu espalda, se levantan y con un silencio más que incómodo se retiran.
Se saludan omitiendo decir un monton de cosas que es mejor callar, y sabés que aunque se digan "Nos hablamos" mientras se dan un beso, lo mas probable es que no se hablen nunca más.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Che en serio, ¿Soy una hija de puta?

Cuando querés estar bien con alguien, que decís "esta vez si", parece que el mundo hace un complot en tu contra. Tu mente también eh, juega el rol mas importante.
Puede que esté todo perfecto, sin ningún problema, ningún roce, pero ahi tu cabeza entra en acción. Pensás y pensás, ¿Para qué? Para nada.
Lo hacés, siempre lo hiciste, estás llegando al momento en que la soga al cuello está tirante, en el que te sentís con un cerco alrededor. Tu mente, tu mente.
Y el mundo claro que colabora con tus indesiciones, tus miedos. Intentemos no prestarle atención que ya bastante tenemos con nosotros mismos.
Volviendo a tus pensamientos, un día sentís una cosa, al día siguiente otra; un día querés algo, al otro día ya no; Esto suena a histérica, yo no lo quiero decir. Sin embargo vos no querés que sea así, y sabés que algo tenés que decidir.
Decidir. Al optar por una u otra cosa (Seguir o caer en el complot del mundo y tu mente e irte al carajo) sabemos que luego nos faltará algo, que no podemos tener el pan y la torta.
Lo sabés, además no es la primera vez que estás en esta situación, es el karma de tu vida. Siempre surge una bifurcación en las pseudo relaciones que querés llevar bien, donde tenés que optar, y claramente las anteriores veces elegiste lo mismo.
¿Será distinto esta vez o nuevamente serás vos?


- Che en serio, ¿Soy una hija de puta?
- No, no lo sos
- Gracias Ro, me siento mejor




jueves, 1 de septiembre de 2011

Time is over

Hoy es todo lo que puedo pensar, de todo lo que puedo hablar.
Aunque por fuera intente hacer como que está todo bien, se fue. Y duele.

Son las leyes de la vida dirán; unos se quedan, otros se van.